Interesante carta de un lector de Libertad digital. Al contrario que este pavo (y dios sabe que no lo digo para "hacerme perdonar"), mis simpatias siempre han sido hacia la izquierda. Pero cuando la izquierda significaba "los que luchaban contra la injusticia" y la derecha "los absolutistas" y los que tenian poder sin haberlo logrado por ellos mismos. Actualmente, la supuesta izquierda de algunos paises es una verguenza y jamas me volvere a definir asi, aunque en las ideas basicas estaria encuadrado en ese marco (si tal division hubiera perdurado hasta hoy dia, claro).

Tengo 40 años. Ideológicamente, nunca me considere de izquierdas. Tampoco de derechas, aunque si la vi con más simpatía. No obstante, los últimos 25 años, el mensaje general de la Izquierda ha sido cada vez más y más dominante en España, a través de los medios de comunicación. Por ello, en muchas ocasiones me he planteado si las posturas que tenía eran válidas o no. Y, en este sentido, comprobar como gente de la categoría intelectual de Federico Jiménez Losantos, César Vidal, Amando de Miguel, y otro más, abandonaron la ideología izquierdista para asumir el liberalismo como el mejor método posible de convivencia social, me ha servido para contrastar que, con algunos matices que he ido puliendo, estaba en el camino correcto. Los valores principales del ser humano son la Libertad y la Justicia, no la igualdad. Los seres humanos no somos iguales; no somos muñecos fabricados en serie. Hay gente que se esfuerza en hacer el bien y gente que se esfuerza en lo contrario. La igualdad que hay que buscar es la igualdad de oportunidades, para que cada individuo, alcance lo que quiera o pueda, en el libre uso de sus capacidades. Por eso, el liberalismo es la respuesta. La única que realmente conduce a la Justicia.